De la ocurrencia a la realidad ... emprender requiere más que una buena idea

“Una ocurrencia no es una buena idea hasta que se vuelve un concepto"

Publicidad Ferrer

Me encontré con esta frase y resonó de una manera increíble en mi cabeza. Las cosas no existen hasta que no las hacemos realidad, hasta que no podemos decir que generaron algún retorno.

Las personas creativas tendemos a perdernos en ideas; nos queremos comer el mundo y vamos de una ocurrencia a otra sin cerrar o aterrizar la última. Es la historia de nuestra vida, hasta que las duras experiencias nos ponen un “estate quieto”.  

Siempre les digo en mis conferencias “…la gente nos impulsa y echa porras. Inclusive nos admiran por ser emprendedores y echados para adelante (típica frase). “Ve por lo que sueñas” “Aviéntate!” “Persigue tus objetivos y haz lo que te apasiona” … pero cuando somos impulsivos y damos el paso sin voltear hacia atrás, sin pensar más que en nuestro drive interno ¿alguien escuchó “pero te va a costar y te va a doler”? No. No lo escuchamos.

“…conecta con tu sabiduría interna. Con la sensatez y la claridad. Pon atención en las prioridades y diseña un plan apegado a la realidad con metas y propósitos que tengan métricas claras”. Esto es igual a auto medicarse. Nadie debemos hacerlo. Necesitamos a un médico de cabecera que nos indique qué especialidad debemos consultar cuando algo nos duele. O inclusive puede ver en nosotros algo que por si solos no somos capaces de detectar.

En el mundo de los negocios, es lo que hace un MENTOR. Tiene la capacidad de ver tu idea, proyecto o empresa desde fuera. Con una visión objetiva y con la claridad para asesorarte sobre qué debes hacer en el momento indicado. Una persona que ya recorrió el camino que tu estás transitando y aprendió. Alguien que si bien no puede resolver todo lo que debas atender, cuenta con la red de especialistas indicados para hacerlo.

Emprender es algo maravilloso, gratificante, apasionante. Resistir encontrando las alternativas indicadas y por fin ver a tu empresa madurar, es una experiencia que no tiene precio y que vale cada esfuerzo y bache que pasas. Házlo con responsabilidad. Cuídate y no te expongas.

No existe el dinero fácil. Nadie dobla sus cifras desde su casa o con una buena estrategia digital. No basta con la psicología positiva y las frases de libros de millonarios. Debemos salir a trabajar. Crear redes. Tomar cursos. Intercambiar ideas. Compartir los Do´s y Dont´s.Y todos debemos tener un mentor con quien acudir para replantear, resolver o inclusive volver a empezar.

Yo en mi primer día de regreso a las aulas para poder dar vida a mi empresa, escuché del abogado Pablo Hopper “es más barato prevenir que corregir” y pienso que no hay frase más cierta.

Get a Mentor! Invierte en tu negocio, pero también en ti.

 

Tania Caballero
tania@sanicitrus.mx
 
Mentoring and Sponsoring Programs for Waked Up Moms
 

 

 


Compartir esta publicación